Eugenio Uñón da que hablar, por motivos de peso

Así hablan de Eugenio Uñón desde Segoviaudaz:

Cuando un instrumento musical como la marimba ocupa la mitad del salón de tu casa es que tu mundo gira en torno a ella. Pero en el caso de Eugenio Uñón (Segovia, 1976) hay que utilizar una perspectiva más global. Profesor de conservatorio en Getafe desde hace seis años, se define percusionista “por vocación” y forma parte de una docena de grupos musicales, además de realizar colaboraciones con diferentes orquestas, componer bandas sonoras para cortometrajes o audiovisuales y, ahora, estudiar dirección de orquesta. Y además los ensayos, incluidos los del grupo de teatro al que pertenece.

“La percusión es mi modo de vida, me enganchó desde pequeño”, asegura Uñón, que no oculta su pasión por todos los estilos musicales sin dejarse ninguno. “Cuando dejo de hacer algo siento que me lo estoy perdiendo”, dice, a la vez que encuentra una relación entre partituras, melodías e instrumentos de distintas concepciones musicales porque se retroalimentan unos con otros.

“Al final no dejan de ser doce notas combinadas de diferentes maneras con diferentes ritmos”, explica Uñón para ‘justificar’ su pasión por la mezcla de estilos refiriéndose al ‘sistema temperado’, el que se toma como referencia para la afinación en la música occidental.

Aunque la mayor parte del tiempo sobre los escenarios Uñón los pasa acompañado por las decenas de colegas con los que toca en cada uno de los grupos y orquestas con las que colabora y da sonido a la marimba, un instrumento de percusión originario de Guatemala. En su versión de concierto, la marimba cuenta con 61 láminas de madera de palo de santo dispuestas como un piano de las que se extrae el sonido mediante mazas, cuya punta está coronada por una bola recubierta por diferentes materiales según el gusto o el tono que se busca en las diferentes interpretaciones.

Un ‘marimbero’ puede utilizar hasta cuatro mazas al mismo tiempo para sus conciertos y aunque el propio Eugeni Uñón reconoce que es un “instrumento muy complicado y que requiere muchas horas de estudio”, “defender un concierto de marimba tú solo es una pasada”, añade.

Lee más en su publicación original: http://segoviaudaz.es/un-percusionista-para-mil-ritmos/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *